Cómo lavar tu ropa sin riesgo a dañarla

¿Cómo lavar la ropa con la lavadora o a mano sin dañarla? ¿Qué hacer para que tu ropa quede limpia y huela bien sin demasiado esfuerzo? ¿Cuáles son los consejos más recomendables para hacer la colada?

En lugar de comprar ropa nueva cada poco tiempo, es buena idea aprender cómo lavar adecuadamente la ropa para que dure más tiempo. Aprendiendo a lavar tus prendas es una habilidad importante, sobre todo porque puedes conseguir que empiecen a oler mejor o evitar tener que comprar ropa nueva cada pocas semanas.

Siguiendo estos pasos podrás lavar y secar tu ropa sin apenas esfuerzo.

Cómo lavar la ropa usando la lavadora y la secadora

Cuando vayas a lavar tu ropa, hay dos cosas imprescindibles a tener en cuenta: cuáles son las prendas de color, y de qué material están hechas. No todos los tejidos pueden lavarse con la misma cantidad de presión de agua o nivel de centrifugado.

Comienza separando las prendas de color de las claras y oscuras. Cuando lavas tu ropa, sobre todo la nueva, es posible que desprendan su color y manchen las otras prendas (es por eso que las ropa antigua pierde intensidad en su color). Todas la ropa que sea blanca, beis o clara, color pastel pálido, debería ir en el monto de las “blancas”, dejando todas las otras prendas de color en el monto de la ropa “oscura”. Si no lo separas, es posible que destiñan y el color se adhiera a otra ropa.

Separa la ropa basándote en los materiales de fabricación. La ropa vaquera y la ropa gruesa, como las toallas, pueden necesitar un ciclo de lavado más intenso que la ropa ligera y delicada Deberías separar la ropa según el tipo de ciclo de lavado que sus fabricantes recomiendan.

Consulta las indicaciones del fabricante

Las etiquetas de la ropa no están solo para molestar produciendo picor en tu piel, sino que están ahí para ayudarte a conocer las instrucciones de cuidado que requieren tus prendas cuando vayas a lavarlas. Cuando dudes sobre cómo debes lavarla, consulta esta etiqueta. Te dirá de qué material está hecha la ropa y cómo deberías lavarla y secarla.

Selecciona la temperatura correcta

Las lavadoras tienen diferentes rangos de temperatura porque algunos materiales y colores necesitan de diferentes niveles de calor cuando se lavan.

Recuerda utilizar el agua caliente para los colores claros y especialmente sucios. Mientras que el agua fría se recomienda para los colores oscuros, para reducir desprendimientos de color en la medida de lo posible.

Recuerda ajustar la carga

La mayoría de lavadoras te ayudan a escoger la el tamaño de carga de ropa que puedes lavar. Si vas a lavar la poca ropa, deberías seleccionar una carga baja, mientras que si llenas toda la lavadora, lo mejor es seleccionar un programa de mayor carga.

Nunca llenes la lavadora hasta hacerla rebosar. Si no entran más prendas, lo mejor es poner después otra lavadora con la ropa adicional, ya que de lo contrario podrías terminar dañando la lavadora o tus prendas.

Averigua qué ciclo de lavado necesitas

Al igual que la temperatura, el ciclo de lavado también puede variar, si bien cada tipo de ropa necesita un nivel diferente de lavado.

  • El ciclo normal se selecciona cuando quieres lavar ropa blanca para dejarla fresca y reluciente.
  • La presión permanente se utiliza para ropa de color, ya que utiliza agua caliente y termina con agua fría, de modo que los colores mantendrán mejor la intensidad de su color.
  • Utiliza delicados si tienes alguna prenda frágil, como ropa interior o vestidos de gala. Asegúrate siempre de que tu ropa delicada no necesita de lavado en seco o a mano.

Añade el jabón y suavizante adecuados y cierra la puerta

Puede ser detergente, lejía o suavizante. Añade la cantidad correcta del jabón que corresponda.

La cantidad de detergente que añadas dependerá de lo cargada que esté tu colada. Normalmente se suele añadir un tapón para cargas completas. Sin embargo, lee las instrucciones de uso de tu botella de detergente para saber cómo utilizarlo correctamente.

La lejía se utiliza cuando quieres que tu ropa quede auténticamente blanca. No la uses con ropa que no sea blanca, pues la arruinarías.

El suavizan se añade al ciclo de aclarado. Algunas lavadoras tienen un depósito donde puedes añadir el suavizan antes de programar tu lavadora y ella sola se encarga de gestionarlo en el momento adecuado.

Saca tu ropa de lavadora y coloca aquella compatible en la secadora

No olvides que algunas prendas solo se pueden secar al aire libre. Revisa su etiqueta, y si dice que no es compatible con secadora, entonces tiéndela hasta que quede completamente seca. Como la lavadora, también tendrás que configurar la secadora con los programas normal/fuerte, presión permanente y delicado.

regresar al menú ↑

Cómo lavar la ropa a mano

Llena un cubo grande o utiliza el lavabo con el tapón y llénalo de agua cliente. Después añade un poco de detergente para lavar a mano. No debes utilizar detergente de lavadora, ya que es demasiado concentrado y podría funcionar incorrectamente. Puedes comprar detergente delicado en el mismo supermercado donde compras el detergente de lavadora.

Introduce tus prendas en el agua hasta que queden completamente empapadas. Puedes esperar unos instantes hasta que tu ropa absorba todo el detergente.

Aclara tus prendas con agua caliente y limpia. Puedes colocar tu ropa bajo el grifo una a una hasta eliminar el último rastro de jabón.

Deja que tus ropa seque al aire libre. Evita colgarla ya que esto podría modificar su forma. En lugar de eso, extiéndelas en una superficie plana hasta que se sequen y minimizarás las arrugas formadas por el proceso de secado.

Hazlo Fácilmente