Cómo plantar un huerto

¿Pensando en plantar un huerto pero no sabes por dónde empezar? ¿Te gustaría poder tener un espacio donde crezcan tus propias frutas y verduras pero quieres evitar errores que lamentarás? ¿Qué es lo más importante para que tu huerto sea un éxito total y rotundo?

Un huerto es la mejor solución para ahorrar dinero y tener la posibilidad de comer sano que existe.

Puedes plantar una gran variedad de frutas y verduras, a la vez que te lo pasas bien mientras lo ves verlas crecer, y luego disfrutas de cada bocado de un producto natural y 100 % ecológico.

La gran cuestión llega cuando nos interesamos tanto por los huertos hasta el punto de querer tener el nuestro propio. No te mentiré: hay varias cosas que necesitas tener en consideración antes de empezar.

A continuación descubrirás, paso a paso, cuáles son las claves para disfrutar durante mucho tiempo de un huerto totalmente fructífero.

Decide qué vas a plantar en tu huerto

Los límites del huerto los marcan varios factores, como su ubicación, las especies que habiten ya en él, o la calidad del terreno.

Sobre la base de ello, deducimos una lista de cuáles son las frutas y verduras que mayor compatibilidad tienen con tus circunstancias.

Estas son tan solo algunas de las frutas y verduras que puedes plantar en tu huerto:

  • Tomate
  • Pimientos
  • Berenjenas
  • Cebolla
  • Ajo
  • Lechuga
  • Melón
  • Patata
  • Sandía
  • Coliflor
  • Zanahoria
regresar al menú ↑

Eligiendo el lugar para tu huerto

Merece la pena reflexionar un poco sobre la localización perfecta para plantar tu huerto, ya que una vez instalado, pueden aparecer problemas más tarde que lo dificulten todo.

A la hora de elegir el espacio ideal para tu huerto, ten siempre en mente lo siguiente:

Biodiversidad

En ocasiones, la superficie sobre la que quieres plantar tu huerto puede ofrecer ciertas peculariedades de manera natural que quizá merece la pena conservar. Muchas personas piensan en empezar su huerto en una zona silvestre, la cual ya puede estar constituyendo un ecosistema válido para muchas especies.

Si estás pensando en utilizar un terreno donde ya están presentes diversidad de seres, quizá debas buscar otro sitio más apropiado.

Los prados naturales y los parajes sin presencia de la intervención humana cada vez son más difíciles de encontrar, y es que solo aquí es donde podemos encontrar plantas y animales que de ser de otro modo, jamás podrían sobrevivir.

regresar al menú ↑

Aspecto

La orientación sur o sudoeste suele ser la mejor para plantar nuestro huerto.

¿Por qué?

Pues porque así nos aseguramos de que la plantación reciba la mayor parte de la luz del día durante todo el año.

En función de este y otros factores (como la sombra o la pendiente), también dependerá el fruto que debas elegir, ya que unos tipos son más resistentes a las condiciones climáticas que otros.

regresar al menú ↑

Exposición

A la hora de plantar un huerto debemos tener en cuenta que muchas flores de árboles frutales son extremadamente delicadas ante los golpes de viento.

Otra de las exposiciones de las que debes estar prevenido es la escarcha. Muchas veces las heladas llegan con retraso y pueden acabar por completo con el trabajo de todo un año.

regresar al menú ↑

Drenaje

Es muy importante que el terreno que elijas para instalar tu huerto cuente con unas buenas condiciones de drenaje.

Generalmente, las pendientes pueden ser de mucha ayuda a la hora de evitar estancamientos de agua, pero si quieres asegurarte de que el terreno que has elegido drena el agua con facilidad tan solo haz lo siguiente:

Cava un pequeño agujero en el suelo de unos 30 centímetros de profundidad. Observa ese agujero pasados 7 días y comprueba si existe una acumulación de agua.

En caso de que el sitio no drene adecuadamente, la solución más efectiva es buscar otro sitio para tu huerto.

regresar al menú ↑

Límites

Este es un punto muy importante que mucha gente pasa por alto, pero piénsalo: tus plantas necesitan mucha luz para crecer con plenitud, por lo que si hay árboles cerca o edificios alrededor, posiblemente tu huerto no reciba toda la luz que necesitan.

Además, los espacios demasiados frescos y húmeros facilitan la aparición de enfermedades -sobre todo fúngicas- que pueden poner en riesgo la sostenibilidad de tu trabajo.

regresar al menú ↑

Infografía para hacer un huerto

Mediante esta infografía para hacer un huerto podrás resolver de un solo vistazo todas las dudas y cuestiones que te puedan surgir como principiante a la hora de plantar un huerto.

Cómo plantar un huerto

https://www.sembrar100.com

regresar al menú ↑

Cómo elegir el mejor momento para plantar un huerto

No siempre es buen momento para plantar cualquier cosa, por eso mismo debes conocer con antelación qué frutas o verduras vas a plantar y cuándo piensas hacerlo.

En esta lista encontrarás los meses propicios para el cultivo de algunas especies.

  • Ajo: noviembre, diciembre y enero
  • Berenjena: enero, febrero, marzo, abril y mayo
  • Cebolla: septiembre, octubre, enero, febrero, marzo, abril y mayo
  • Guisantes: septiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo, abril y mayo
  • Habas: octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero
  • Lentejas: septiembre, enero y febrero
  • Zanahorias: octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo, abril, mayo y junio
  • Judías: septiembre, octubre, noviembre, diciembre, febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio
  • Melón: febrero, abril, mayo, junio
  • Pimientos: febrero, marzo, abril y mayo
  • Maíz: marzo, abril y mayo
  • Tomate: marzo, abril, mayo y junio
  • Sandía: abril, mayo y junio
  • Coliflor: mayo, junio, julio y agosto
  • Fresas: mayo, junio, julio y agosto
regresar al menú ↑

Lo que debes saber antes de plantar tu huerto

A la hora de plantar verduras en tu propio huerto, existen algunas consideraciones que debes conocer antes de elegir cuáles son las que tú plantarás.

No todas las combinaciones son igual de buenas, por eso es importante conocer cuáles son las asociaciones de verduras recomendadas y cuáles son las que mejores deberías evitar.

Por ejemplo, si vas a plantar cebollas, lo puedes hacer junto a zanahorias, pepinos, lechugas, fresas, remolachas y melones, pero jamás con coliflores o judías.