¿Cómo tener un hijo?

Hay momentos en los que una persona siente que es hora de lanzarse al vacío y que ha llegado la hora de dar ese gran paso: ser padres, por lo que su deseo es tener un bebé.

Comienzan a imaginar cómo va a cambiar su vida y como lo van a enfocar.

Nunca se sabe cuando este momento tan esperado va a llegar, ya que a veces llega por sorpresa y otras veces hay que esperar algo de tiempo.

Si estás leyendo esto, seguramente sea porque sientes que tu espera se está retrasando demasiado, tu paciencia se está acabando y la ilusión de tener un hijo cada vez se ve como algo más lejano.

¿Cualquiera puede tener un hijo hoy en día?

Probablemente la respuesta sea no. Sin embargo, las probabilidades de poder tener hijos son muy altas en el mundo actual.

¿Qué hacer para ser papás?

Muchas parejas en la actualidad son las que sienten su vida incompleta ya que les está resultando muy dificil quedarse embarazados.

Si esto es lo que te pasa a ti, estás de suerte. Existen algunas cosas que puedes hacer para aumentar de manera muy sencilla las probabilidades de que la concepción se algo real en el menor tiempo posible.

Calma y paciencia

La ansiedad y los nervios por la espera no ayudan a conseguir nuestro objetivo, al contrario, pueden hacer que se retrase más el proceso al alterar el cuerpo.

Es importante no obsesionarse y practicar relaciones sexuales sin disfrutar con el fin de conseguir el embarazo a pesar de lo que sea porque esto es perjudicial.

Debemos ser pacientes, estar en sintonía y vivir en el presente disfrutando de cada relación sexual y de la pareja.

Recordemos que la obligación mata el deseo y eso es lo último que queremos, todo llega en su momento y no depende exclusivamente de nosotros por lo que hay que dejarse fluir.

Para ello podemos practicar técnicas de relajación como el mindfulness, el yoga, la meditación o el tai chi.

Días fértiles

Debemos conocer cuáles son los días de mayor fertilidad para practicar las relaciones sexuales y que el embarazo se haga efectivo.

Además de esto podemos llevar a cabo unos cuantos consejos útiles que favorecen el embarazo y nos ayudan a acelerar el tiempo para no tener que esperar demasiado el tan ansiado bebé.

En primer lugar lo que debemos conocer es que días van a ser nuestros aliados para concebir.

Para ello utilizaremos una calculadora de días fértiles teniendo en cuenta que la ovulación se produce 14 días antes de que tener el periodo.

  • El ciclo menstrual varía mucho entre mujeres y la misma mujer puede cambiar su ciclo de un mes a otro.
  • Hay un aumento de estrógenos durante el primer dia hasta la mitad del ciclo.
  • Los días 6 y 7 centrales son los días fértiles en los que el óvulo desciende por las trompas de Falopio y se produce la ovulación.
  • Mantener relaciones sexuales durante estos días aumenta notablemente las probabilidades de que el espermatozoide fecunde al óvulo y de lugar al embarazo.
  • La segunda mitad del ciclo conocida como la fase lútea se produce un aumento de la progesterona y puede aparecer irritabilidad y nerviosismo antes de que baje la menstruación.

Se debe tener en cuenta que los espermatozoides pueden durar en el cuerpo de la mujer durante 48 y 72 horas, por lo que si se mantienen relaciones uno o dos días antes de la ovulación, éste podría ser fecundado, ya que se mantiene fecundable durante 24 horas.

Durante la ovulación la mujer sufre alteraciones en el organismo, dado que se producen varios cambios hormonales, esto nos ayuda a identificar los periodos de máxima fertilidad.

En el flujo vaginal se observa como aumenta y su textura es cada vez más sólida y pegajosa para facilitar la llegada de los espermatozoides al óvulo.

Después de la fase de ovulación el flujo vuelve a ser menos elástico y su consistencia es más seca.

En los casos de las mujeres con ciclos irregulares por diferentes causas (ovarios poliquísticos, desequilibrios hormonales, enfermedades o medicación) es necesario llevar un control de los ciclos menstruales para hacer un cálculo aproximado de los periodos de ovulación.

Control del peso

Es muy importante tener un peso saludable con un índice de masa corporal normal.

El infrapeso y la obesidad son nuestros enemigos y no podemos dejarlos jugar en nuestro campo.

Si tenemos problemas de peso siempre podemos corregirlos mediante ejercico y una dieta saludable que nos ayude a controlar nuestro organismo y hacernos sentir bien, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades tales como la diabetes o la hipertensión.

Durante el embarazo se tiende a coger unos kilos de más por lo que el momento previo al embarazo es ideal para liberarnos de lo que nos sobra y estar en plena forma para vivir este proceso de una manera sana y feliz.

No al tabaco

El tabaco y el humo de los cigarrilos son tóxicos altamente perjudiciales para el organismo, que produce numerosas enfermedades y entre ellas disminuye la fertilidad.

La probabilidad de aborto es altamente mayor en mujeres fumadoras, además suelen tener complicaciones durante el embarazo, ya que los bebés suelen nacer con un peso menor que los bebes de madres no fumadoras.

Por otra parte los niños de padres fumadores tienen el doble de probabilidad de sufrir enfermedades respiratorias.

Es aconsejable alejarse de lugares con humo y sitios contaminados por el tabaco.

Sí al deporte

El deporte es un aliado muy beneficioso para la salud, nos ayuda a reducir el estrés y fortalecer los músculos que nos ayudarán en la concepción y nos prepararan para el proceso del parto.

Hacer ejercicio moderado con regularidad con tu pareja os alejará de los riesgos de la obesidad y de las enfermedades y os ayudará a sentiros sanos y más felices, ya que aumentará vuestra producción de serotonina.

Tener una dieta sana y equilibrada

Una dieta sana es la clave de todo para estar sano y conseguir quedarse embarazada.

Lo primero que hay que hacer es reducir el consumo de grasas trans, ya que no benefician al cuerpo

Comer mucha fruta y verdura, ya que son ricas en vitaminas y minerales, nutrientes esenciales a la hora de concebir.

Los alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, el brócoli o el tomate ayudan a absorber mejor el hierro que es esencial en las mujeres que conciben.

Los ácidos grasos (pescados, sardinas…), calcio (lácteos, col, lechuga…), hierro (carne roja, pollo, espinacas), ácido fólico (lechuga, lentejas, espárragos, cacahuetes…) la fibra (dátiles, espinacas, alcachofas) y los antioxidantes (limón, naranja, ajo…) son los protagonistas que deben estar en nuestra dieta.

Temperatura basal

La temperatura debe ser controlada desde por la mañana justamente al despertarnos debemos medirla con un termómetro, ya que nos va a indicar cuando estamos en proceso de ovulación.

El índice de fiabilidad es variable porque depende de cada mujer y de su ciclo menstrual.

Se debe limitar la espontaneidad de las relaciones sexuales, ya que si las practicamos mucho vamos perdiendo la calidad de los espermatozoides.

Posturas sexuales

Hay una variedad de posturas sexuales que nos van a ayudar a quedarnos embarazada.

En primer lugar tenemos la clásica postura del misionero, consiste en el hombre encima y la mujer debajo. Al estar tumbadas boca arriba, la vagina está inclinada hacia el útero ayudando al esperma que intenta llegar a los óvulos.

Es recomendable colocar una almohada debajo de las caderas para inclinar más hacia el útero.

Esta postura es de las más monótonas pero es a su vez de las más aconsejables para quedarse embarazada.

En segundo lugar tenemos el famoso perrito o como vulgarmente se conoce “a cuatro patas”.

Esta postura permite una penetración profunda, por lo que el esperma se encuentra muy próximo al cuello uterino y la inflexión de la mujer hace que el útero se encuentre más receptivo.

Después tenemos la cuchara. El hombre y la mujer se tumban hacia el mismo lado y él abraza a ella por detrás rodeando su cuerpo y haciendo una penetración desde detrás. Esta posición favorece la relajación y fomenta el cariño.

El orgasmo

El orgasmo ayuda a la fecundación del óvulo, ya que el útero se contrae y ayuda al esperma a llegar a las trompas de Falopio.

Además que aportan numerosos beneficios como que nos ayuda a dormir mejor, nos relaja, elimina toxinas y nos hace sentir bien mejorando nuestro humor.

volver al menu ↑

¿Qué hacer si nada de lo anterior funciona?

En los casos en los que se lleve mucho tiempo intentando concebir un bebé y no haya habido resultado existen otros métodos médicos que dan la oportunidad de ser padres.

Acudid al médico

Asistir a la consulta del médico para que nos realice un chequeo completo y nos informe acerca de nuestro estado de salud de cara al embarazo, aconsejándonos y dando consejos para concebir.

Es importante contar con el asesoramiento del médico para conseguir resultados más eficaces y un cuidado más saludable.

También es posible que nos recomiende tomar ácido fólico para llevar un embarazo saludable y yodo.

Inseminación artificial

Este método se basa en depositar una muestra de semen en la vagina de la mujer.

Para ello se preparan los espermatozoides más viables en el laboratorio y se estimulan hormonalmente los ovarios para que la inseminación sea más efectiva.

Fecundación in Vitro (FIV)

Este proceso consiste en realizar un proceso de fecundación en un laboratorio especializado con los ovocitos y los espermatozoides extraídos.

Previamente se lleva a cabo una estimulación ovárica para asegurar una eficaz transferencia embrionaria.

ICSI (Inyección intracitoplasmática)

La inyección intracitoplasmática se realiza mediante la inserción de un espermatozoide en el óvulo a través de una microinyección.

Se lleva a cabo en los casos en que el semen es de baja calidad o en los que se ha sometido previamente a una fecundación in vitro sin resultados deseados.

Hazlo Fácilmente
Registrar una cuenta nueva
Name (Requerido)
Rehacer contraseña