Cómo saber si tengo SIDA

El SIDA es una de las enfermedades más devastadoras del siglo XXI.

También conocido como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, se trata de un virus que afecta directamente a la persona mediante la destrucción de las células del sistema inmunitario.

El sistema inmunitario nos protege ante las amenazas de agentes externos por lo que este no puede combatir las infecciones y las enfermedades que dañan al organismo.

Esta enfermedad es muy difícil de detectar debido a que carece de síntomas, así que la única forma que es segura para determinar si se tiene o no el SIDA es mediante un análisis de sangre.

Las pruebas del VIH no detectan la existencia del virus sino que comprueban la presencia de los anticuerpos que actúan contra él.

Los glóbulos blancos de la sangre son los que se encargan de combatir las infecciones, por lo que si presenta una gran cantidad de este tipo de células en la sangre significa que padece el virus de VIH.

Síntomas del SIDA

Los síntomas de este virus son muy parecidos a los de la gripe, la mononucleosis o amigdalitis, por lo que es muy difícil de identificar con precisión.

Algunos de los síntomas que se producen en la fase inicial pueden ser:

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Fatiga y cansancio permanente
  • Dolor de garganta
  • Salpullido o erupción cutánea
  • Inflamación de los ganglios linfáticos

Otros síntomas que aparecen más tardíamente y son los que finalmente pueden detectar el sida son:

  • Diarreas durante más de 5 días
  • Fiebres elevadas de 38º en adelante.
  • Tos seca
  • Gran pérdida de peso
  • Glándulas linfáticas hinchadas en cuello, ingle o axilas
  • Neumonía o enfermedades respiratorias.
  • Cansancio extremo
  • Pérdida de memoria y confusión mental.
  • Infecciones pélvicas que no terminan de curarse.
  • Infecciones orales o vaginales.
  • Erupciones en la piel.
  • Sudoración nocturna y escalofríos.
  • Cólicos, náuseas y vómitos.
  • Ampollas en la lengua y boca
  • Problemas de visión

No se puede saber si se está infectado por el virus solamente por presentar alguno o algunos de estos síntomas, ya que parte de los afectados pueden no presentar ningún tipo de síntoma durante muchos años.

Cómo actúa el VIH

El VIH es un virus común como otro cualquiera que trata de infectar células sanas insertando su código genético dentro de ellas para formar nuevas células virales desde la célula sana que ataca. Una vez que se instala hace que la célula sana cree más virus que terminan matándola y expandiéndose por el organismo. El principal problema del VIH es que ataca a las células principales que se encargan de protegernos frente a enfermedades.

Las infecciones oportunistas

Las llamadas infecciones oportunistas son aquellas que gracias al debilitamiento de las células inmunitarias afectan a nuestro organismo y no se combaten con normalidad.

loading...

En la mayoría de los casos las complicaciones con el sida no surgen por el virus en sí, sino por las complicaciones que se desarrollan al tener debilitado el sistema inmunológico, ya que en condiciones normales no existiría ningún problema.

En definitiva lo que causa la muerte del enfermo de VIH es otra enfermedad que ataca al organismo que no puede defenderse por encontrarse dañado.

Cómo se trasmite el virus del VIH

Cuando existe una persona infectada por el SIDA puede transmitirlo mediante fluidos corporales cómo la sangre, el semen, las secreciones vaginales, la leche materna y el líquido preseminal (fluido pre-eyaculatorio). Por lo tanto existen diferentes formas y actuaciones de transmisión.

Se puede trasmitir bien mediante las relaciones sexuales de cualquier tipo (oral, anal o vaginal) sin utilizarse medios de protección tales como el preservativo; por el contacto de la sangre con otra sangre contaminada (mediante agujas, jeringas u otros objetos).

Además en el caso de las mujeres embarazadas puede transmitirse desde la madre al hijo o también en el parto y durante el periodo de amamantamiento.

10 métodos de prevención eficaz frente al SIDA

  1. Usar preservativos durante las relaciones sexuales sean de cualquier tipo.
    Comprobando el estado del preservativo, colocándolo correctamente para evitar que se deteriore o se dañe y tirándolo después de usarlo, teniendo en cuenta que es de un solo uso.
  2. Evitar practicar sexo oral sin protección.
    El contacto con los fluidos (Semen, sangre o secreciones vaginales) de personas infectadas suponen un riesgo inminente.
  3. La abstinencia sexual.
    Ees una decisión puramente personal que consiste en no practicar relaciones íntimas y que previene, completamente, este virus mediante la vía sexual.
  4. Limitar el uso de parejas.
    De esta manera se diminuye la probabilidad de contagio.
  5. No compartir agujas o jeringas con otras personas.
    Mediante la sangre se transmite de una forma muy rápida y eficaz.
  6. Usar instrumentos esterilizados y desechables.
    En especial para la perforación de la piel (piercings, tatuajes, inyecciones, etc)
  7. Evitar la propagación del virus mediante conductas saludables.
    En el caso de las mujeres embarazadas deben recibir tratamiento si fueran portadoras del virus para disminuir el riesgo de contagio al bebé. Además, es aconsejable que el parto sea por cesárea y no se podrá amamantar al niño, ya que la leche materna es una vía de contagio de la infección.
  8. Seguridad en las transfusiones sanguíneas.
    Los profesionales sanitarios deben analizar la sangre previamente para descartar cualquier tipo de afección.
  9. En las intervenciones médicas con enfermos de este tipo.
    Llos sanitarios deben extremar las precauciones mediante:

    • Uso de guantes
    • Uso de gafas o protectores de ojos
    • Desechar agujas o jeringas una vez utilizadas
    • Limpiar cualquier superficie manchada con sangre con agua y cloro
    • Esterilizar siempre el equipo médico
  10. Sigue las recomendaciones de las campañas de prevención.
    Se dirigen hacia todo tipo de población (jóvenes, adultos y personas mayores).

4 mitos que debes conocer sobre SIDA

El SIDA se puede curar

En realidad este virus no tiene cura pero sí un tratamiento eficaz que puede controlar la enfermedad haciendo posible llevar una vida con normalidad.

El VIH se contagia por sudor y saliva

Es falso que a través de estos fluidos se produzca contagio, ya que en ellos no se encuentra el VIH.

Los mosquitos pueden transmitir el virus mediante las picaduras

Lo cierto es que estos insectos digieren los virus al absorberlos y la cantidad que extraen es mínima como para contagiar la sangre.

Los abrazos y los besos pueden contagiar

No se transmite por contacto casual como dar la mano, dar abrazos, besos, compartir ducha o compartir alimentos.

Tratamiento y cura del virus

Para el SIDA no hay cura pero sí existe un buen tratamiento que disminuye la evolución de la infección hasta casi detenerla.

El tratamiento consiste en fármacos antirretrovirales (TAR) para tratar dicha infección. Las personas que reciben este tipo de tratamiento toman varios medicamentos combinados para combatir el VIH todos los días. Estos no eliminan la afección pero ayudan a las personas a llevar una vida más sana y duradera. Los antirretrovirales también reducen el riesgo de contagio.

Estos medicamentos impiden que el virus se reproduzca reduciendo la concentración de VIH en el organismo, por lo que el sistema inmunológico tiene mayor capacidad de recuperación. Esto permite al cuerpo defenderse ante infecciones y agentes externos combatiéndolos.

El tratamiento debe iniciarse en el momento que se diagnostica el virus lo más tempranamente posible ya que es vital frenar la expansión de las células VIH y cuánto antes se detiene menos complicaciones suelen darse.

Además de los medicamentos se precisa con mayor frecuencia asistencia psicológica, orientación y apoyo psicosocial.  Llevar a cabo una vida sana con hábitos de vida saludables tales como una alimentación equilibrada, una higiene básica y la práctica de ejercicio diario.

loading...
Hazlo Fácilmente