Cómo optimizar la velocidad de tu sitio web

¿Aún sigue siendo necesario ser un experto en informática para conseguir que un sitio web cargue rápido y sin errores? ¿Puede cualquiera reducir el tamaño de su sitio web y aumentar la velocidad de carga sin que eso signifique reducir la calidad de nuestro proyecto? ¿Realmente merece la pena invertir en la optimización de nuestro sitio web o no se notará la diferencia?

La optimización una página web consiste básicamente en conseguir que su carga sea lo más rápida posible y que la navegación sea técnicamente liviana pero satisfactoria.

Usuarios de todo el mundo se conectan cada día a internet para encontrar respuesta a sus inquietudes. Sin embargo, no todos cuentan con dispositivos de última generación o con conexiones de alta velocidad a internet que les permitan navegar con rapidez, por eso resulta crucial no solo que nuestra página web sea lo menos pesada posible para que se descargue rápidamente en el navegador de nuestros usuarios, sino que también cuente con un soporte que garantice a nuestros usuarios una experiencia fluida y carente errores y fallos.

Muchas personas piensan que para optimizar la velocidad de nuestra página web es requerido contar con conocimientos avanzados que nos permitan hacer ciertos cambios. No te mentiré: esto es así. Si quieres una opitmización completa de tu sitio, inevitablemene vas a tener que meter los pies en el barro.

Sin embargo, antes de llegar a un nivel tan profundo de especialización, hay algunos trucos que cualquiera puede llevar a cabo para optimizar sustancialmente el tamaño y la velocidad de carga de cualquier página web.

¿Por qué debo empezar a optimizar mi sitio web cuanto antes?

Pasar por alto la optimización de tu página web es como abandonar el coche cuando estamos ante un semáforo en rojo.

No se trata de crear una página web de una vez y dejarla a su suerte porque consideras que ya has hecho todo lo que tenías que hacer.

Mucha gente postpone ad eternum la tarea de optimización pensando que dada la dificultad técnica que entraña no merece la pena esforzarse tanto para conseguir unos cambios inapreciables.

El gran fallo es pensar que unas milésimas de segundo no son nada. Sin embargo, debes saber que en la carga de un sitio web los minisegundos se valoran como oro.

Piénsalo de la siguiente manera: tu sitio web no es ni más ni menos que un bloque de archivos como los que puede haber dentro de una carpeta en tu disco duro, con la diferencia que están alojados en un servidor lejano.

Lo que ocurre es que, cada vez que alguien entra en tu página desde un navegador, todos esos archivos son transferidos desde un servidor hasta el navegador que los muestra en pantalla. Conseguir que el número de archivos y su tamaño sea el menor posible para que cargue cuanto antes es el objetivo de toda optimización de un sitio web.

A día de hoy, existen diversas y efectivas formas de fácil implementación que hará la descarga de tu página web sea casi instantanea. Y para nada es tan dificil como piensas.

Con unos cuantas modificaciones podrás conseguir que tu sitio web sea el más rápido de toda la red.

Lo que conseguirás si optimizas tu página web:

  • Mejor experiencia para los usuarios: Los usuarios nos visitarán más veces, por más tiempo, y recorrerán más páginas de nuestro sitio. Una carga mejorada hará que nuestros usuarios sean más felices, de manera que incrementaremos las probabilidades de que su recorrido por nuestra web sea más largo y satisfactorio.
  • Mejoraremos nuestra posición en buscadores: Todos sabemos que la velocidad de carga de una página web influye directamente en la posición que ocupamos en un buscador como Google. Reduciendo el tiempo de carga y comprimiendo algunos archivos conseguiremos aparecer más arriba cuando los usuarios hagan una búsqueda.
volver al menu ↑

¿Qué hacer para conseguir que mi pagina web cargue tan rápida como la luz?

Bueno, esto no es una pregunta sencilla de responder, ya que dependerá de las cuestiones individuales de cada website.

Por suerte, existen algunas prácitcas que la mayoría podemos llevar a cabo para conseguir una carga mucho más rápida de nuestros sitios.

El foco está claro. Si nuestra página web simplemente son archivos que se mueven, la lógica nos dice que para que estos se entreguen antes debemos:

  • Reducir el número de recursos
  • Reducir el tamaño de los recursos

No se trata de hacer malabares informáticos, sino de aplicar la premisa que suele funcionar siempre en la vida: simplificar es maximizar.

A continuación te cuento algunas cosas que puedes para optimizar tu web sin que esto se convierta en una tediosa pesadilla.

1. Selecciona una plantilla optimizada

Una buena plantilla no solo debe ser bonita, sino funcional, ligera y actualizada.

En internet encontramos infinidad de temas gratuitos que nos permiten darle uno u otro aspecto a nuestra web en WordPress. No obstante, muy pocas son capaces de ofrecer un resultado sólido y confiable durante la navegación de los usuarios.

Lo mejor para estos casos es contar con una plantilla de pago, como las que encontramos en ThemeForest, donde incluso podemos probar una versión demo desde la propia página. Recuerda que si algo cuesta dinero, probablemente también sea mejor, así que piensa que con una buena plantilla atraerás más usuarios, lo cuál significa un aumento de tus ingresos.

Dedica unos momentos a encontrar una plantilla que tenga buenas valoraciones, que cuente con un diseño compatible y que sea lo menos pesada posible pero, sobre todo, que encaje con la línea de tu proyecto.

También es importante ser consciente de que las plantillas incluyen muchas funcionalidades, pero activarlas todas no solo muchas veces carece de sentido para nuestros propósitos, sino que esto, evidentemente, además afectará considerablemente al tiempo de carga de tu sitio web.

2. Contrata tus servicios en un alojamiento de calidad

Esto muchas veces ya no se puede cambiar, así que quizá te pueda servir para futuros proyectos.

Un hosting de buena calidad no solo nos reduce el riesgo de que nuestra página web sea lenta o quede temporalmente inaccesible, sino que también nos garantiza una buena asistencia en caso de que surja alguna incidencia.

Recuerda que no siempre necesitas el plan más caro. Tan solo asegúrate de que el tuyo se adapta perfectamente a tu proyecto y que los servicios que ofrecen valen el precio que pagas.

Sin ninguna duda, mi empresa favorita para contratar un hosting es Namecheap. Ya te expliqué las razones de por qué los considero el mejor proveedor de alojamiento en internet, así que si quieres saber más sobre dominios y hosting te recomiendo que leas el este artículo.

3. Instala un plugin para gestionar la caché

Para WordPress existen infinidad de plugins que nos ayudan a administrar la versión en caché de nuestros sitios.

Hay algunos muy conocidos, como WP SuperCache o W3 Total Cache, que consiguen comprimir y optimizar nuestra página web para ofrecérsela a los usuarios de manera más rápida.

Estos plugins comprimen, minifican, mueven o bloquean diferentes recursos en tu página web para garantizar una carga lo más instantanea posible.

4. Desinstala y borra todos los plugins que no estés utilizando

Otro de los grandes errores que cometen muchísimas personas que utilizan WordPress.

Para incrementar la velocidad de carga no solo es importante desactivar todos los que no utilices, sino que, también, eliminar todos aquellos plugins que no utilicemos repercutirá de manera positiva en nuestra optimización.

Echa un vistazo a tu página web y considera realmente qué plugins merecen la pena y cuáles no sirven para nada.

5. Instala las actualizaciones

Mantener tu sitio web actualizado no solo te ayuda en cuestiones de seguridad y características, sino también en materia de velocidad.

Los desarrolladores y programadores de todo el mundo se esfuerzan muchísimo no únicamente en cubrir los agujeros de seguridad y por la implementación de nuevas funcionalidades, sino que además ponen muchísimo empeño en que su software ofrezca una experiencia cada vez mejor para quienes lo utilicen.

Puedes revisar las actualizaciones para tu sitio web de manera semanal, de manera que solo tengas que ejecutar el instalador un solo día.

6. Optimiza las imágenes

Me he percatado que muchos sitios en Internet utilizan imágenes sin comprimir para ofrecer la mayor calidad posible sin darse cuenta de que el gran tamaño de las imágenes ralentiza la carga en el navegador.

No es necesario llenar tu sitio de grandes fotografías en alta definición para enamorar a tus visitantes. Unas imágenes con buena calidad, pero también con las dimensiones y el peso apropiados es lo que marcará la mayor diferencia entre un sitio con la mejor y la peor optimización posible.

Aunque existe algún software para Windows, como Caesium, que permite reducir la calidad y recortar las imágenes para minimizar su tamaño, también podemos encontrar algunos plugins gratuitos para WordPress.

Los más populares son EWWW Image Optimizer o WP Smush, con los que conseguiremos optimizar todas las imágenes que tengamos en nuestra página web de manera automática en pocos minutos.

7. Activa la tecnología AMP para móviles

AMP es un proyecto de código libre cuyo objetivo es el desarrollo de versiones web optimizadas en exclusiva para dispositivos móviles.

Este tipo de páginas no tienen nada que ver con el diseño responsive del que tantísimo se hablaba hace unos años como el supuesto futuro estandar web.

Sin embargo, la profunda penetración de la navegación desde smartphones y tablets ha provocado que se desarrolle una propia versión para estos dispositivos. El proyecto AMP pretende reducir al máximo el tiempo de carga, ofreciendo solo los contenidos que el usuario demanda de manera casi instantanea.

Su implementación puede resultar un poco caótica si no sabes de programación, por suerte, las mejores plantillas de WordPress ya van incorporando opciones que permiten la posibilidad de habilitar la versión AMP con un solo clic.

En cualquier caso no debes preocuparte, porque en los próximos meses aparecerán mecanismos que te permitirán configurar AMP en tu sitio web de manera casi automática.

La realidad parece clara: las ventajas de una página web que cargue corréctamente lo más rápido posible no solo incrementará su rendimiento técnico, sino que un sitio liviano también hará a los usuarios un poco más felices. Y lo mejor de todo, es que ahora tú también podrás poner en práctica estas recomendaciones que seguramente darán un buen empujon a tu proyecto.

Hazlo Fácilmente