Cómo limpiar y aclarar la cara

Lavado facial por la mañana y por la noche

Para aclarar la piel puedes empezar tu día a día con una rutina de lavado facial, tanto por la mañana como por la noche.

La constancia es una parte importante del mantenimiento de los niveles generales de salud, por lo tanto, es importante que te asegures que estás haciendo lo siguiente cada mañana y cada noche:

  • Lava tu cara con un limpiador suave. Evita frotar de manera brusca o usar jabones agresivos, puesto que podrían irritar tu piel y causar cicatrices en tu piel durante mucho tiempo. Si quieres exfoilar, usa un jabón o limpiador diseñado para tal fin, o también puedes invertir en un cepillo limpiador facial.
  • Usa lociones faciales (opcoinal). Es recomendable usar siempre lociones libres de alcohol y elegir una loción acorde con tu tipo de piel. Con esto ayudarás a refirmar tu piel y a eliminar la suciedad de los poros.
  • Hidrata. La hidratación regularará el equilibrio de humedad de tu piel y prevendrá la producción de un exceso de aceite. Elige una crema hidratante basada en tu tipo de piel. Si tienes piel grasa, usa un hidratante con una fórmula libre de aceites. Si tienes propensión al acné, es mejor que elijas un producto hidratante cuyos ingredientes activos luchen contra él, como el té. Hidrata tu piel cada vez que laves tu cara, te afeites o, simplemente, necesites un extra de hidratación.
  • Desmaquíllate cada noche. Puedes resultar dificil de hacer si el cansancio es grande, sin embargo, es posible comprar un eliminador de maquillaje en base de aceite o crema (o una mezcla), y con un poco de agua aplicado en un algodoncito, conseguirás eliminar los restos de maquillaje, que pueden llegar a resultar abrasivos, de la superficie de tu piel.

Trata el acné

Prueba diferentes remedios para liberar tu piel del acné. Considera especialmente lo siguiente:

  • Loción o gel con ácido salicílico. El ácido salicílico provoca una exfoliación de las capas de la piel mucho más rápida, de esta manera estarás ayudando a tu piel a deshacerse del acné y, además, prevendrás la nueva formación de nuevas espinillas. Úsalo diariamente.
  • Tratamiento localizado o loción de peróxido de benzolio. Si tu acné es moderado o severo, puees encontrar lociones con peróxido de benzolio que podrás aplicar de manera uniforme sobre tu cara, normalmente a la hora de dormir. También puedes encontrar peróxido de benzolio en fórmulas de tratamiento localizado.
  • Visita un dermatólogo. Existen tratamientos muy efectivos para tratar el acné. Sin emabrgo, este tipo de tratamientos debe ser usado bajo la supervisión de un médico, lo cual significa que no puedes hacerlo por ti sin prescripción médica. Si realmente te interesa, pide cita a un especialista.
  • Prueba máscaras faciales o limpiadores de poros. Es lo que comunmente se conoce como exfoliación, y limpia la piel muerta de la superficie de tu cara. En el caso de las máscaras faciales, úsalas tan solo una vez por semana. Compra un exfoliante en droguería más cercana o fabrica la tuya propia en casa.

No explotes tus espinillas. No suele ser una buena idea rascar tus espinillas. Puede resultar tentador si ese granito permanece ahí durante un día o dos, pero, de verdad, no merece la pena. Reventar tus espinillas solo puede traer efectos adversos.

  • Explotar granos causa la aparición de manchas. Estas manchas son inflamaciones en la dermis y en la epidermis, la más interna y la más externa capa de tu piel. Este tipo de manchas necesitan mucho tiempo para sanar, por lo que siempre es mejor resisitrse a hacerlo.
  • Reventar granitos puede dejar cicatrices. Aunque las espinillas son temporales, las cicatrices son permanentes. Si quieres una piel lisa, mejor no lo hagas.
  • No toques tu cara. La grasa y la suciedad de tus manos se tranferirá a tu cara de manera que obstruirán tus poros con mayor facilidad. Mantener las manos lejos de la cara también te ayudará a terminar con el hábito de explotar espinillas.

Usa solo maquillaje y brochas de calidad

El maquillaje, como la comida, acumula bacterias que, en ocasiones, pueden ser malas. Si has estado usando los mismos polvos, colorete, sombra de ojos y máscara durante alrededor de 6 meses, probablemente es hora de tirarlos a la basura y comprar unos nuevos. ¡Tu piel de lo agradecerá!

  • La única excepción para esto es los cepillos, ya que se pueden limpiar, en lugar de tirarlos. Consigue una fórmula de limpieza antibacteriana para cepillos de maquillar en cualquier drogeria y, cada mes aproximadamente, úsalo tras acabar tu rutina matutina. Deja los pinceles al aire fresco durante el día y la noche.

Bebe agua suficiente

Los expertos recomiendan beber de 6 a 8 vasos de agua al día para empezar a notar una piel diferente. El fluido extra hace que sea más fácil expulsar toxinas y y residuos que el cuerpo no quiere.

  • Chicas: Se recomienda beber alrededor de 2 litros y medio de agua al día. Si tienes dificultad para beber tanto, elimina las bebidas azucaradas de tu dieta diaria. De hecho, deberías intentar eliminar de tu dieta las bebidas azucaradas para una mejora de la salud general.
  • Chicos: Es recomendable que beban aproximadamente tres litros de agua al día.
  • Si el color de tu orina es muy claro, significa que menos agua necesitas beber. Cuando la orina es amarilla, significa que debes beber más agua.

Duerme de manera inteligente

Puede que tu piel genere suciedad y grasa mientras duermes sin darte cuenta. Prueba estos trucos para minimizar tu riesgo:

  • Cambia la funda de tu almohada al menos una vez a la semana. Las fundas de almohada colectan polvo, saliva y otro tipo de suciedad, la cual entra en tu cara cada vez que duermes. Pon tus almoadas a lavar o cambialas regularmente para obtener mejores resultados.
  • Recoge tu pelo atrás. Una trenza para quienes tienen el pelo largo puede ser una buena solución. También puedes evitar mantener lejos el pelo del flequillo con una banda o cinta. Esto servirá para que tu pelo no irrite tu cara mientras duermes.
  • ¡Consigue el sueño de tus sueños! La privación de sueño y el estrés pueden manifestarse en una mala piel, por lo tanto, asegúrate de dormir entre 7 y 8 horas cada noche para conseguir un descanso de calidad.

Sigue una dieta saludable y practica ejercicio diario

Una dieta rica en frutas, verduras y fibra ayudará a que tu cuerpo y tu piel se mantengan saludables. El ejercicio es una gran manera de eliminar estres, de mantener una adecuada presión sanguínea, y de asegurarse un buen descanso nocturno.

  • Intenta comer alimentos que te den el correcto tipo de energia. Las dietas ricas en azucar y en hidratos de carbono refinados han sido vinculados a la aparición de espinillas que otras dietas ricas en proteinas, verduras y granos enteros, aunque no toda la comunidad científica está de acuerdo con esto. Lo que está claro es que comiendo verduras (berenjena, brócoli, zanahoras) son mucho más saludables para ti. Y lo que es saludable para ti, probablemente también lo sea para tu piel.
  • Las dietas con alto contenido de grasas saturadas y hormonas pueden ser letales para las condiciones de la piel. Las vacas, por ejemplo, pueden ser alimentadas con hormonas a fin de producir más leche. Esto no significa que debas eliminar la leche de tu dieta por completo. Tan solo infórmate acerca de lo que entra en tu cuerpo.
  • Come nueces y comidas ricas en grasas saludables. La vitamina E, el Omega 3 y otros componentes grasos se encuentran en alimentos como las nueces, las semillas, el salmón, el aguacate. Resultan muy importantes para conseguir una piel lisa, limpia y firme.
  • ¡Corre, anda, nada! Haz cualquier tipo de ejercicio que te haga sentir bien. Andar al menos 15 minutos al día es una gran mejora para empezar. El ejercicio en general te ayudará a reducir los niveles de estrés de tu cuerpo, generados a lo largo del día. Y el estrés provoca espinillas, por lo que para conseguir la piel que tu cuerpo merece, visita el gimnasio, quema la cinta de correr o deslízate por el agua. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Cómo limpiar la cara

Bebe té verde

El té verde está repleto de antioxidantes y nutrientes que pueden ayudar a tu cuerpo a combatir el acné y ayudará al proceso de digestión (que se considera relacionado con el acné). Bebe de dos a tres vasos de té verde al día para unos resultados óptimos.

No laves tu cara con champú o jabón de manos

Este tipo de productos contienen altos concentrados que pueden dañar gravemente la extraordinaria fina piel de tu cara. Los jabones de manos están hechos para pieles gruesas (dos o trés veces más gruesa que la piel facial), para pieles llenas de bacterias. Es por esto que pueden contener ácidos que podrían, literalmente, quemar tu cara y provocarte serios daños durante mucho tiempo (en algunos casos, más de 12 meses). No olvides que la piel de la cara es fina, por lo tanto, incluso no todos los productos, ni siquiera aquellos de la más alta calidad no son compatibles con tu cara.

Hazlo Fácilmente
Registrar una cuenta nueva
Name (Requerido)
Rehacer contraseña