Cómo hacer cualquier café sin cafetera espresso

¿Te apetece un delicioso café pero no dispones de una cafetera cerca? ¿Quieres probar nuevas variedades de café pero no quieres dejarte una fortuna en el equipamiento requerido? ¿Todavía crees que es muy difícil preparar un café exótico y diferente en casa pero con resultados de cafetería? ¿Qué opciones tenemos realmente a la hora de hacer café sin cafetera?

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo, por ello es natural que cada variante del mismo ofrezca no solo un aroma, un sabor o una textura diferente, sino también una experiencia totalmente única e irresistible.

Muchas personas consumen café cada mañana en el desayuno, mientras que en otros muchos países también se suele tomar tras el almuerzo o para merendar.

No importa el momento, una taza de café siempre viene bien para quienes de verdad aman esta bebida.

Preparar café es realmente sencillo y seguramente tú también lo hagas con regularidad. Bien con una cafetera italiana, bien con una cafetera de cápsulas, bien caliente, bien con hielo... Las opciones para preparar café que se nos ocurren son casi ilimitadas.

No obstante, en ocasiones puede que nos apetezca probar un café diferente y estemos decididos a prepararlo, pero que no dispongamos del equipo necesario para ello o no sepamos bien cómo proceder. Ante esta situación surge una pregunta: ¿cómo podemos preparar cualquier café con una calidad excepcional sin una máquina específica para ello? La respuesta está más adelante.

En este artículo conseguirás las claves para preparar tu propio café espresso en casa.

Además, si quieres llevar tu café al siguiente nivel, también descubrirás las recetas de algunas de las variedades de café más populares en el mundo para que las puedas preparar y disfrutar en tu casa y sin que tengas que gastar mucho dinero en ello.

¿Qué tipos de café existen?

Sé que deseas conocer cómo preparar café sin una cafetera específica, pero antes me gustaría que conocieras los tipos de café que existen y cómo se prepara cada uno de ellos.

De esta manera te quedará mucho más claro qué tipo de café quieres preparar y cuál es el proceso que debes llevar a cabo.

La cosa que tienen en común la mayoría de los cafés es que están preparados con café espresso.

El café espresso se prepara bajo la presión del vapor que empuja el agua a través del café molido. Muy intenso y rico, podemos decidir la cantidad de leche que queremos añadir a estas bebidas.

¿Qué bebidas podemos preparar con café espresso?

Entre las variedades más populares mundialmente que podemos preparar con espresso encontramos algunas como estas:

  • Capuchino: Muy parecido al café latte pero con un mayor porcentaje de espuma que de leche.
  • Café latte: Es un café que se suele preparar con espresso, leche al vapor y espuma de leche.
  • Café mocha o mocaccino: Se diferencia del café latte en que el café mocha cuenta con un sabor achocolatado.
  • Café macchiato: No incluye leche añadida al espresso, pero sí un fina capa de espuma.
  • Café con leche (au lait): Lleva solamente leche caliente añadida al café, que suele ser espresso, y sin espuma.

De todos modos, los tipos de café que existen no son estrictamente invariables. De tal manera que un capuchino muy aguado, con mucha cantidad de leche al vapor, podría moverse en el espectro hacia el territorio del café latte, y mientras que un barista podría considerar como un capuchino lo que realmente podría ser realmente un café macchiato en otro lugar.

Lo bueno de todo esto es que tú dispones de todo el control para ajustar el balance de café, leche caliente y espuma de leche exactamente a tus preferencias personales y, además, puedes darle a tu bebida el nombre que más te guste.

Cómo hacer café espresso sin una cafetera espresso

El café espresso es una bebida tradicional que suele tener tres rasgos principales: tostado, molido y presión. De estos tres elementos depende el sabor, la textura y, en definitiva, la calidad única de un exquisito café espresso.

El café espresso recibe su nombre por la máquina donde se suele preparar: la cafetera espresso.

Esta forma de preparar café surgió en Italia, pero su rápida y fácil preparación, así como su sabor y textura concentrados hicieron que su consumo se extendiera rápidamente por todo el globo.

Sin embargo, conseguir una máquina espresso no solo es costoso, sino que en muchas ocasiones tampoco disponemos de sitio para almacenarla.

La buena noticia es que hoy en día podemos preparar fácilmente cualquier tipo de café, ya que existen algunas formas de hacer espresso sin cafetera pero obteniendo unos resultados muy similares. ¡Te sorprenderá!

Las 3 formas de preparar café espresso sin máquina espresso

¿De qué depende la calidad de un buen café espresso?

No todos los cafés son iguales, y en el caso del café espresso esto se ve representado claramente por las siguientes cualidades de sus granos y preparación:

  • El tostado: Desde siempre, el café espresso se ha tostado mucho para darle potencia y fuerza a su característico sabor. La realidad es una: cuanto más oscuros sean los granos, mayor separación molecular existirá respecto a los granos más claros, lo cual es una ventaja para extraer todo su sabor a café.
  • El molido: Tras tostar los granos de café, es necesario molerlos hasta crear un fino polvo. Cuanto más fino sea el grano molido, mayor presión tendrá el agua que empuja a través del filtro para crear el delicioso café. No obstante, si el grano es fino en exceso es posible que bloquee el filtro y no se obtengan los resultados esperados.
  • La presión: Para hacer un café espresso el agua caliente debe pasar a través del café con una gran presión. Hacerlo es realmente sencillo si contamos con el equipo apropiado, pero ¿cómo preparar café espresso sin una cafetera específica?

Cómo hacer espresso con una cafetera italiana

Es una de las formas más clásicas y con encanto de preparar un café espresso sin máquina especial para ello.

Es elegante, tradicional y ofrece estupendos resultados, por lo que no es de extrañar que también sirva para preparar espresso gracias a la presión que genera sobre el agua, es decir, precisamente la clave para preparar el mejor espresso posible.

Lo que necesitarás

  • Cafetera italiana
  • Granos de café tostados
  • Molinillo de café
  • Medidor de café
  • Tetera o hervidor de agua

Paso a paso: preparar café espresso con cafetera italiana

  1. Muele el café. Es necesario moler finamente unos 20 gramos de café por taza.
  2. Añade agua a la parte de abajo de la cafetera.
  3. Coloca el café molido dentro de la cesta-filtro de a cafetera italiana.
  4. Cierra la cafetera colocando la parte superior.
  5. Calienta la cafetera a fuego medio.
  6. Comprueba el proceso. Cuando el agua empiece a hervir, la presión empujará el café hacia arriba a través de la cámara superior. Cuando oigas un silbido significa que la bebida ya está lista. Asegúrate de que la parte de arriba está llena de café y entonces apaga el fuego. Es normal que aparezca una capa de espuma marrón antes de que el café esté hecho por completo, pero lo puedes eliminar fácilmente con una cucharilla antes de verter el café.
  7. ¡Sirve y disfruta tu café!

Existen discrepancias sobre si utilizar una cafetera italiana requiere de arte o de ciencia. Sea como sea, lo que está claro es que con un poco de práctica cualquiera puede preparar una taza de delicioso café espresso sin una cafetera específica para ello.

regresar al menú ↑

Cómo hacer espresso con una cafetera AeroPress

Una cafetera AeroPress puede ser de gran utilidad para preparar un maravilloso café espresso en cualquier lugar y en cualquier momento. Su funcionamiento es muy parecido al de la prensa francesa. Tan solo hay que añadir agua caliente sobre el café previamente molido y presionar un émbolo que filtrará la bebida en pocos minutos.

Se trata de una manera fácil y cómoda de disfrutar de una agradable taza de café espresso sin importar que no dispongamos de una cafetera.

Lo que necesitarás

  • Cafetera AeroPress
  • Granos de café tostados
  • Molinillo de café
  • Medidor de café
  • Tetera o hervidor de agua

Paso a paso: preparar café espresso con una cafetera AeroPress

  1. Calienta el agua. Empieza calentando un poco de agua. Intenta que alcance unos 90 º C y remueve cada 30 segundos para homogeneizar la temperatura. La temperatura perfecta para preparar café es de unos 96 º C, es decir, justo antes de entrar en ebullición. Sin embargo, empleando una cafetera AeroPress podemos hacer café con cualquier temperatura entre los 85 y los 96 º C.
  2. Muele los granos de café. En caso de que tengas el café en granos, necesitarás molerlos hasta que consigas 2 cucharadas grandes, que vienen a ser unos 30 gramos. Generalmente, un buen molido de café se consigue con un molinillo eléctrico, pero siempre es posible comprar el café ya molido en una tienda o supermercado.
  3. Prepara tu AeroPress. Una vez colocado el filtro en el tapón de drenaje es necesario enjuagarlo con algo de agua caliente. Luego instalamos la AeroPress sobre la taza o recipiente donde queramos preparar el café. Debes asegurarte de que el recipiente es lo suficientemente resistente, ya que para preparar el café espresso es necesario aplicar algo de presión.
  4. Llena la cafetera AeroPress con café. Ten en cuenta que cuanto más compacto esté el café, mejores resultados conseguirás.
  5. Empieza a preparar tu café. Añade una media taza (120 ml) de agua caliente en el interior de la AeroPress y asegúrate de que todo queda bien mezclado.
  6. Presiona tu café. Tras esperar medio minuto será el momento de extraer tu café preparado. Tan solo debes presionar con el peso de tu mano para que baje. Si no lo hace, ¡aprieta un poco más! Cuando haya llegado al fondo, será el momento de retirar la prensa.
  7. ¡Disfruta de tu café espresso recién preparado! Sirve el café en tu taza favorita y lo tendrás todo listo. Eso sí, tendrás que limpiarlo todo, retirando los restos de café de la AeroPress y aclarándolo todo con agua caliente.
regresar al menú ↑

Cómo hacer espresso con una prensa francesa

La prensa francesa es verdaderamente popular entre los amantes más acérrimos del café. Si tienes una de estas máquinas entonces, ¿por qué no utilizarla para preparar tu café espresso favorito? Para hacerlo, tan solo sigue los siguientes pasos.

Lo que necesitarás

  • Una prensa francesa
  • Granos de café tostados
  • Molinillo para café
  • Medidor de café
  • Tetera o hervidor de agua

Paso a paso: preparar café espresso con prensa francesa

  1. Muele el café. Es importante conseguir un grano molido lo más fino posible y que los granos de café que escojamos sean oscuros o especiales para espresso. Puedes usar dos cucharadas de granos de café por cada taza de agua.
  2. Calienta el agua. El agua debe alcanzar los 90 º C, así que lo mejor para esta tarea es emplear un hervidor de agua o una tetera. Si no tienes ninguno de estos aparatos, tan solo pon el agua a hervir durante unos 30 segundos.
  3. Añade el café molido a tu prensa francesa. En esa ocasión lo recomendable es utilizar el doble de la cantidad de café que usarías normalmente en la prensa francesa con el fin de conseguir toda la calidad de un verdadero café espresso.
  4. Añade un poco de agua caliente a la prensa francesa. De esta forma conseguimos extraer todo el aroma y liberar la esencia del café.
  5. Añade el resto del agua.
  6. Remueve bien tu café.
  7. Cierra la tapadera sin bloquear y déjalo reposar durante unos 5 mintuos. Si quieres un espresso más fuerte, entonces puedes optar por dejarlo reposar por más tiempo.
  8. Ejerce presión sobre el émbolo de la prensa francesa de manera lenta pero continuada. Presiona hasta la mitad del recorrido, después sube el émbolo antes de empezar a presionar de nuevo, esta vez hasta el final.

La prensa francesa es el método menos efectivo de todos, así que lo mejor es que lo consideres como la última opción a la hora de hacer café espresso sin máquina. Sin embargo, si es lo único con lo que cuenta, es muy fácil preparar un buen trago de café muy fuerte en pocos minutos.

regresar al menú ↑

Cómo hacer café capuchino

El café capuchino es una especialidad italiana que mezcla una crema suave con el fuerte sabor del café.

Cómo hacer capuchino con café espresso

Si algo caracteriza a un capuchino es el equilibrio entre espresso, leche y espuma que le otorgan tanto un sabor como una textura realmente únicos.

En ocasiones puede parecer complicado preparar este café, pero con este método podrás hacer tu propio café con espuma por excelencia sin complicaciones ni quebraderos de cabeza. Ha llegado el momento de aprender a preparar café capuchino con espresso.

Lo que necesitarás

  • Granos de café para moler o café molido
  • Molinillo para moler café
  • Leche desnatada o semidesnatada
  • Canela en polvo o nuez moscada

Paso a paso: capuchino sin máquina espresso

  1. Prepara el café. Puedes utilizar granos de café arábigo, que son menos amargos que otras variedades de grano de café. Lo ideal es molerlos justo antes de preparar el café para asegurarnos de que mantiene todo su sabor y frescura. Los granos de café suelen venderse muy barato en multitud de supermercados y molerlos tan solo nos llevará unos segundos, por lo que merece mucho la pena hacerlo de esta manera.
  2. Dado que vamos a hacer capuchino como si fuese espresso, lo recomendable es contar con algo más de café de lo que usarías para una taza normal y prepararlo como harías habitualmente.
  3. Mientras se prepara tu café, calienta la leche pero retírala del fuego justo antes de que rompa a hervir. La leche desnatada proporciona una mayor cantidad de espuma, pero la semidesnatada le dará mejor sabor a tu capuchino.
  4. Ahora es el momento de hacer la espuma, por lo que agitaremos la leche con un batidor durante un par de minutos hasta conseguir el resultado deseado. También puedes utilizar una batidora eléctrica con las varillas apropiadas. Otra opción es introducir la leche en un tarro cerrado que agitaremos hasta conseguir la espuma, aunque para ello el frasco necesitará tener espacio para ella.
  5. Llena una taza con menos de la mitad del café recién hecho que acabas de preparar.
  6. Con cuidado, añade poco a poco la leche caliente. Un buen capuchino debe tener la misma cantidad de café y espuma, con la mitad de cantidad de leche. Puedes usar una cuchara para asegurarte de que la espuma llena toda la taza.
  7. Decora con unas motas de canela o nuez moscada en la zona superior del café.

¡Esta es una manera estupenda de hacer capuchino en cualquier lugar sin necesidad de materiales especiales!

regresar al menú ↑

Cómo hacer café latte

El café latte destaca por combinar espresso, leche calentada al vapor y deliciosa espuma de leche. Puedes empezar a disfrutar ya de este increíble café de ahora en tu propia casa y hecho por ti.

Lo que necesitarás

  • Granos de café tostados
  • Molinillo para café
  • Leche semidesnatada
  • Cacao en polvo

Paso a paso: café latte sin máquina espresso

  1. Prepara café espresso. Muele los granos tostados y prepara la cantidad de café de la manera que desees.
  2. Haz espuma de leche. Añade la leche a una jarra que puedas cerrar y meter en el microondas, pero no llenes más de la mitad. Ciérrala bien y agítala lo más fuerte que puedas durante 45 segundos o hasta que la leche haya hecho espuma.
  3. Calienta la leche. Introduce el frasco sin tapar en el microondas y caliéntalo durante 30 segundos. La espuma subirá a la superficie de la leche y esto ayudará a que se estabilice.
  4. Vierte la leche en el espresso. Lo mejor es verter el café en un taza de café ancha y poco profunda. Después, con ayuda de una cuchara para evitar que caiga la espuma, añadir poco a poco tanta leche como queramos en nuestro espresso.
  5. Añade espuma. Deja caer de la cuchara la espuma sobre tu café y compleméntalo con una poco de cacao en polvo o nuez moscada sobre la espuma. ¡Listo para beber!

Si buscas un sabor más dulce puedes añadir un poco de sirope con la leche caliente, antes de añadir la espuma. Por otro lado, también puedes optar por incorporar una cucharadita de extracto de vainilla o almendras para darle un toque más especial.

regresar al menú ↑

Cómo hacer café mocha o mocaccino

El café mocha también es conocido como mochaccino o mochachino en algunos sitios. No importa como lo llames, ya que con esta receta podremos preparar café mocha sin mucho esfuerzo en casa.

Si no puedes o no quieres ir al Starbucks a comprar tu propio mocha, esta deliciosa receta es justo lo que estabas buscando. Con este método paso a paso podrás preparar café mocha sin cafetera y a un precio verdaderamente bajo.

Lo que necesitarás

  • Granos de café espresso o café molido.
  • Leche desnatada o semidesnatada.
  • Chocolate caliente.

Paso a paso: preparando un café mocha sin máquina espresso

  1. Prepara un poco de café espresso. Utiliza el método tradicional para preparar espresso, o utiliza una de las alternativas mencionadas en este artículo.
  2. Añade algo de leche a una jarra que se pueda cerrar y meter en el microondas. Puedes calentar un poco de leche en el microondas. Introduce una pequeña jarra no metálica en el microondas durante unos 25 segundos y agítala enérgicamente después.
  3. Vierte el chocolate caliente. Añade tanto chocolate como desees en tu bebida. ¡Ya está lista para ti!
regresar al menú ↑

Cómo hacer café macchiato

Preparar un café macchiato es realmente fácil y rápido con esta sencilla y barata receta. No necesitas gastar mucho dinero para poder saborear este delicioso café.

Lo que necesitarás

  • Granos de café tostados
  • Molinillo para café
  • Leche semidesnatada

Paso a paso: café macchiato sin máquina espresso

  1. Prepara café espresso e intenta mantenerlo caliente.
  2. Añade leche a una taza y métela en el microondas hasta que esté muy caliente. Después tendrás que reservar la mitad de la leche y con el resto preparar la espuma. Puedes hacerlo con un frasco hermético transparente donde la leche quede por la mitad y agitar con todas tus fuerzas. Puedes usar una batidora eléctrica para mayor comodidad.
  3. Añade a una taza la leche y con ayuda de una cuchara evita que caiga demasiado espuma. Después vierte el café y pon algo de espuma por encima para decorar. ¡Así se prepara un café macchiato sin máquina específica!
regresar al menú ↑

Cómo hacer café con leche

El café con leche está tan irresistible como fácil es de hacer. Este tipo de café es muy consumido en algunos países como España, donde se suele beber con leche caliente y un poco de azúcar.

Lo que necesitarás

  • Granos de café tostados
  • Molinillo para café
  • Leche semidesnatada
  • Azúcar blanca o morena (opcional)

Paso a paso: café con leche sin máquina espresso

  1. Muele los granos y prepara un café espresso. Quizá tengas los granos ya molidos y tan solo tengas que preparar el café. Recuerda que si no tienes una máquina espresso, también puedes utilizar una cafetera italiana, una cafetera AeroPress o una prensa francesa.
  2. Calienta la leche. Esto depende única y exclusivamente de tus preferencias. Puedes calentarla mucho, dejarla a temperatura ambiente o añadirla fría.
  3. Añade el café a una taza hasta llenarla más o menos por la mitad. Después añade la leche hasta arriba.
  4. Finalmente tan solo tendrás que añadir el azúcar al gusto y ya tendrás listo tu café con leche. Dos cucharaditas pequeñas suele ser suficiente.

Además, puedes usar otro vaso con cubitos de hielo y verter ahí todo el preparado. De esta manera podrás disfrutar de un refrescante café con leche en cualquier momento.

Como ves, podemos preparar una gran variedad de cafés en la comodidad de nuestra casa, sin necesitar muchos recursos y a un precio verdaderamente asequible.

En el universo del café los límites los pones tú, así que ahora ha llegado el momento de poner en marcha la máquina de la creatividad y sorprenderte a ti y a otros con el delicioso sabor de tus propios cafés.

Mundo Aspirador

¡Aspira a una casa mejor!

Magia y Poder

Déjate envolver por el poder de la magia...

Tu Robot de Cocina

¡Porque para comer bien ya no hay que mancharse!

Hazlo Fácilmente
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña